Los comienzos

Muy poco se conoce y muy pocos documentos existen sobre la existencia de Santiago. En una zona próxima a Finisterre se descubre en el siglo IX la tumba del Apóstol Santiago. Cierto que Santiago era uno de los discípulos de Jesucristo pero también es cierto que no era de los más populares.
Pero es precisamente a partir de este momento, del descubrimiento de su tumba, cuando todo cambia. Desde este momento miles y miles de personas comienzan a moverse en Europa en busca los restos de Santiago, localizados en un lugar próximo al fin de la tierra. En Finisterre.
Comienza un deseo y amor hacia el Apóstol, el interés por su vida y por sus milagros se extiende por España y por Europa.
Nacen los diferentes caminos que buscan llegar al lugar sagrado. Comienzan las peregrinaciones a Compostela

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada