El camino primitivo


En el año 813, un anacoreta llamado Pelayo que se consagraba a la contemplación y a la penitencia en el bosque Libredón, cerca de Finisterre, un día, tras decir misa en la ermita de San Fiz, observó sobre un montículo unos fulgores que producían unas estrellas bajadas del cielo. El eremita comunicó este “milagro” al obispo Teodomiro y se consolidó el hecho de que el apóstol Santiago había sido enterrado allí por dos de sus discípulos. Llegado a oídos del rey Alfonso II el Casto, rey de Asturias y Galicia, se apresuró a ponerse en marcha desde Oviedo en lo que fue la primera peregrinación, de ahí la denominación de Camino Primitivo al que, partiendo de esta ciudad terminaba en el Campus Stellae (Campo de Estrellas – Compostela), confirmando con este hecho que los restos aparecidos en Compostela pertenecían al apóstol Santiago y auspiciando la fundación de la primera iglesia de la naciente urbe.
Aunque el Camino Primitivo tuvo en Oviedo su principal punto de origen, pronto la noticia se extendió por toda Europa llegando a los centros de poder del imperio de Carlomagno, siendo desde entonces seguido por peregrinos de otras partes del norte de España y de Europa. A lo largo de su recorrido se fundaron numerosos hospitales, malaterías –para atender a los leprosos, gran mal de la época-, ermitas, iglesias, monasterios y centros religiosos durante los siglos IX, X y XI, especialmente en aislados lugares de alta montaña, como un medio de atención al peregrino que, en la comarca de A Fonsagrada
Poco a poco se fueron incorporando otras rutas al Camino Primitivo que fueron muy transitadas durante siglos y que se desviaban hasta Oviedo para visitar San Salvador, haciendo así bueno el refrán de “
, debía cruzar unas zonas de tanta belleza paisajística como especialmente duras en gran parte del año, con lluvias y nevadas frecuentes, fuertes vientos y complicado trazado.cualquier camino conduce a … San Salvador y a Santiago”, ya que fue en el reino asturiano donde nació, creció y se hizo famosa la leyenda jacobea impulsada por los asturianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada